Jesucristo Superestrella

Los genios más brillantes tienen la fama de ser también los seres humanos más insoportables.  Entre más admiración despierta el talento musical, la innovadora creatividad o el impecable desempeño profesional de alguien, más desafiante es mantener una relación que pueda catalogarse de saludable con tal persona.  Pareciera como si la fama de ser una figura pública chocara con la sencillez de ser una persona que conserva algo de autenticidad en su trato individual.

Jesucristo-superestrellaEse no fue el caso de Jesús.  Él contradice todos los estereotipos de los efectos negativos del estrellato.  Su ministerio en la enseñanza, la predicación y particularmente sanando enfermos le trajo una popularidad instantánea.  Por igual encontramos a Jesús apretujado por una horda de admiradores y curiosos, como a solas en una terraza nocturna con un maestro de la ley, o junto al pozo de Samaria, conversando con una mujer (¡algo inaudito para su época!).  La fama de sus milagros y la autoridad de su enseñanza frente a las multitudes no le impidió darle atención a personas individuales.  Su pasión siempre fue servir y llenar la necesidad espiritual, emocional y física de todo el que le buscó.

Jesús supo tratar a cada persona de acuerdo a su condición y necesidad.  Fue criticado por sentarse a comer con las personas más odiadas entre el pueblo (los recaudadores de impuestos o publicanos) y posiblemente muchos fueron decepcionados al ser alimentados con pan y peces solamente una vez, pero nadie pudo decir que siguió siendo la misma persona después de haber tenido un encuentro con el Maestro de Nazareth.  Su presencia: cautivante; su enseñanza: fascinante; su mirada: inolvidable; todo en él, irresistible, capaz de sacudir lo más profundo de cada corazón y cada fibra del alma.

Jesús fue el mismo en público y en privado.  Cuando estaba con multitudes como en el encuentro personal —especialmente con sus discípulos, siempre reflejó un carácter santo y lleno de amor.  Cuando comparamos al líder de alabanza, que en público despliega una asombrosa unción, pero que en los ensayos trata como basura a sus músicos y técnicos; cuando comparamos al director de reconocidos ministerios que bendice cientos de vidas a lo lejos, más de cerca es un ogro; pero especialmente, cuando comparamos nuestras propias relaciones interpersonales, somos confrontados con la realidad de que no siempre somos los mismos en circunstancias públicas que junto a aquellos que nos conocen en lo privado.

Jesús buscó conectar con la gente de todas las maneras posibles.  Si eso significaba ir a una boda, cambiar sus planes de viaje por bendecir a todo un pueblo a través del testimonio de una mujer y aún, ir a la cruz para tocar las vidas de todos, en todo lugar y todo tiempo.  ¡Que el Señor nos haga más como Él para proclamar este mes su gloriosa resurrección!  ¡La gente no va a creer que Cristo vive si no lo ven encarnado y vivo en cada uno de nosotros!

3 pensamientos en “Jesucristo Superestrella

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s